Con bots o sin bots: el incuestionable poder de la influencia

¿Influencers reales versus influencers de palo?

 

Las redes están echando humo desde que la gente se ha dado cuenta de que existen los bots. Por si te pilla un poco descolocado te cuento que los bots son robots que imitan comportamientos humanos.

¿Y qué es lo que ha ocurrido con estos bots? Resulta que se ha hecho público que perfiles de Instagram han usado estos robots para aumentar el número de seguidores rápidamente (de forma automática da likes y sigue y deja de seguir a diferentes cuentas).

Durante días he visto en Instagram a gente enfadada, frustrada, indignada… porque sus “ídolos” no han sido limpios y han comprado seguidores.

Personalmente entiendo la decepción que este hecho ha podido suponer para algunos de sus más fieles followers que pasaron del asombro, al enfado y a la indignación en cuestión de minutos.

Muchos perfiles se han lanzado directamente a la yugular de quienes lo hacen (porque es muy fácil descubrir quién se “relaciona” con bots), sin pensar en las consecuencias que eso podría tener para el acusado a dedo en cuestión.

La gente que compra followers lo hace para uno mismo, es decir, que a priori no está haciéndole daño directamente a nadie. Obviamente tiene consecuencias indirectas, pero ¿tan grave es como para poner en el ojo público a quienes lo hacen?

Con esto no estoy diciendo que me parezca bien. Creo que es una forma engañosa de posicionarse y una manera de reforzar el ego a base de ‘kas’.

Estos nuevos followers a golpe de talonario son fakes (falsos, cuentas fantasmas) e inflan de manera lustrosa el número de seguidores.

Un número por el que muchos se han obsesionado y aquí es donde creo que radica el problema.

Existe una presión social por cumplir ciertos estándares, por ejemplo, de belleza. A todos nos preocupa, en mayor o menor medida los kilos, la altura, las arrugas, la ropa… Luchamos por ser guapos, delgados y seguir las tendencias.

Asimismo, también existe una presión social que ha llegado a las redes sociales donde el éxito se mide en función de likes, número de seguidores, invitaciones a eventos, regalos enviados por grandes empresas…

Cuando visitas un perfil nuevo, ¿a que miras sus seguidores?

¿Por qué este perfil tiene 100k y yo sólo 200 seguidores?

 Esa presión “social media” por ser relevantes creo que ha llevado a más de uno a usar bots pese a que posiblemente nadie se siente orgulloso de ello.

Quizás la culpa (si hay que hablar de culpables) es de todos, ¿no crees?

Entiendo que hay gente que quiera más seguidores y que lo intente de una forma más natural, pero también entiendo a aquellos que sienten la presión de que sus negocios funcionen y buscan una vía rápida para hacerse visible y estar a la altura de su competencia.

 

¿Influencers reales versus influencers de palo?

Para analizar esta cuestión necesito detenerme en otra pregunta…

¿En qué afecta esta nueva situación a las estrategias de comunicación con influencers?

Posiblemente en casi nada y te argumento el porqué.

  • En unas semanas (posiblemente días) este tema se habrá olvidado.
  • Los perfiles con cientos de seguidores que hayan usado bots seguirán existiendo.
  • Quizás los que ahora usan bots dejarán de hacerlo, pero mañana aparecerá otra cosa y muchos caerán (o caeremos porque yo también me incluyo).
 Y ahora voy al tema sobre el que llevo días reflexionando… ¿Realmente afecta esta polémica al poder de influencia de determinados perfiles?

Conozco gente que ha dejado de seguir a quienes ha detectado que usan bots, pero creo que la mayoría no se ha percatado de lo ocurrido.

Los perfiles con cierto número de seguidores han puesto el grito en el cielo, pero el resto de la sociedad instagramera se ha visto un poco perdida sobre la discordia.

Por este motivo, antes he señalado que en pocos días este tema se esfumará.

Tengo que confesar que cuando preparaba este post he usado aplicaciones webs para ver el número de fakes tanto de perfiles con cientos de miles de seguidores como cuentas más discretas en este sentido.

Mi sorpresa es que la mayoría contenía fakes y eso me ha llevado a pensar que los falsos seguidores también llegan sin robots.

Entre los perfiles que miré vi que muchas cuentas tenían un 5% de fakes, por lo que en el caso de que fueran seguidores comprados pues era una ínfima parte de sus fans.

He visto perfiles con más de 200k falsos seguidores, pero a su vez con 900k reales.

También me encontré con un perfil que tenía un 60% de seguidores falsos, pero la cifra de reales superaba los 60k.

Mi conclusión es que efectivamente existe la práctica de usar robots, pero aún así esos perfiles con miles y miles de followers tienen una base de seguidores reales donde evidentemente el poder de su influencia también es real.

Por lo tanto, si eres un negocio yo sí que te recomiendo que apuestes por la relación con influencers como una manera de conseguir visibilidad inmediata, de aumentar seguidores de forma natural y de vender más.

La clave está en elegir al influencer correcto…

Y respondiendo a la pregunta del epígrafe, los influencers reales son los que tienen un alto poder de persuasión y son capaces de influir en el comportamiento de sus seguidores independientemente del número de seguidores.

Los de “palo”, aún teniendo seguidores, no son capaces de generar conversación en sus redes, tienen una comunidad poco activa y las marcas dejarán de confiar en ellos porque serán incapaces de conseguir buenos resultados tras una campaña.

 

Cómo detectar los perfiles de influencers reales.

Los números son importantes, pero también hay que observar otros datos a la hora de elegir con quién quieres colaborar.

Habría que valorar para saber si es real o no el poder de influencia aspectos como el engagement de las publicaciones con la audiencia, los valores de marca, la coherencia en los mensajes, la credibilidad o la creatividad.

No creo que haya que desconfiar de todos los influencers a raíz de este “escándalo”, solo creo que hay que aprender a identificar aquellos que realmente tienen una conexión con sus seguidores.

En definitiva, si quieres hacer una campaña de comunicación apoyándote de un influencer tendrás que aprender a detectar a aquellos que realmente tienen ese poder de influencia.

Aquellos perfiles que realmente generan reacciones entre sus seguidores, que establecen relaciones personales (que a fin de cuentas es la esencia de las redes sociales), que marcan tendencia y cuyo poder de persuasión influye sobre las acciones y decisiones de otros.

Los influencers reales siguen siendo perfiles que se lo han currado mucho, que crean contenido de calidad, que cuidan de sus seguidores y les respetan.

Son perfiles que no se autoproclaman como influencers porque esa condición no se dice, sino que se demuestra.

Además, con ellos serán con los que de verdad merece la pena poner en marcha una colaboración porque son prescriptores con un poder de alcance y de persuasión real.

Dicho esto, cada uno es libre de hacer y gestionar sus perfiles como desee, pero  lo que en mi opinión no podemos perder de vista es el tremendo poder de influencia que tienen los auténticos influencers.

Las redes nos muestran perfiles de éxito y muchos son los que aspiran a ser como ellos porque en el mundo en el que actualmente vivimos, el postureo está de moda.

Personalmente. creo que esta polémica es positiva para el sector y nos ayuda a verlo todo con nuevos ojos.

Está claro que existen (y existirán) perfiles de influencers de palo, pero también hay muchos otros que trabajan cada día su marca personal, dan lo mejor de sí y tienen el poder incuestionable de persuadir e influenciar a su audiencia.

Son a ellos a los que tienes que dirigir tus esfuerzos, los verdaderos profesionales y prescriptores; y con los que podrás conseguir visibilidad inmediata, tener la oportunidad de llegar a tu público objetivo, trabajar tu posicionamiento, alcanzar mayor tráfico hacia tu web, mejorar el SEO, más ventas y mejorar tu reputación.

Estoy deseando de conocer tu opinión sobre el tema de la semana.

¿Quieres aprender a comunicar eficazmente?

Únete a mi comunidad y descubre cómo tú también puedes marcar la diferencia si sigues mis consejos semanales.

9 respuestas a “Con bots o sin bots: el incuestionable poder de la influencia

  1. Muy buen post! 👏🏻👏🏻
    Yo colaboro con influencers y hay que estudiar muy bien los perfiles ya que si no te puedes llevar un chasco.. y tu inviertes tiempo y dinero en esa colaboración.

  2. ¡Y yo sin enterarme del “escándalo de moda”!

    En fin, lo de los bots no es nada nuevo. Twitter está lleno de cuentas automatizadas que realizan esa función.

    De hecho, nuestros políticos son grandes clientes de este tipo de servicios.
    ¿Has probado a utilizar la herramienta de medición de follower-fakes con las cuentas de Rajoy, Iglesias o Rivera?

    Tener un 5% de seguidores fake, sin embargo, no es extraño.
    Los bots siguen a personas. Puede que alguno haya caído en tu comunidad en busca de Followback. O quizá sea un bot de tu mismo target y ande buscando en tus seguidores. Quién sabe…

    También existe la “guerra bacteorológica” en RRSS: gente que compra seguidores para su competencia con la única finalidad de denunciar que tiene seguidores falsos.

    Vamos, todo un mundo…

    ¡Fantástico post!
    Muchas gracias por seguir trayéndonos artículos tan interesantes.

  3. Me quedo con lo último que comentas, puede sonar escandaloso que haya cuentas que compren seguidores, pero las prácticas para buscar un influencer en nuestro sector siguen siendo las mismas, para mi lo mas importante es el engagement, una persona que tenga pocos seguidores, pero esos seguidores interactúan constantemente con su contenido, es preferible a una que tengan cientos de miles de seguidores con apenas interacción. Indagando un poco se pueden identificar a los verdaderos influencers.

    Genial articulo como siempre

    Un abrazo!

  4. Me ha parecido un post muy interesante con “mucha miga” para debates muy enriquecedores.
    Te he leído y me reafirmo en que necesito saber más sobre el tema para terminar de conformar mi opinión al respecto.
    ¡Muchas gracias por compartir!

  5. Muy buen post pero puntualizaría que el uso de bots es ilegal en instagram como bien pone en las condiciones de uso.

    Está claro que hay que mirar el engagement de ese influencer con las interacciones con sus seguidores pero lo que es ilegal es que un bot esté cada media hora o 45 minutos dando a me gusta a fotos que no tienen nada qué ver con el tema de su cuenta (de ahí que se sepa quién los usa y quién no), o siguiendo y dejando de seguir a gente porque ya no sé si quien me ha seguido ha sido la persona o el robot, porque según dicen algunas “el nuevo algoritmo les está quitando visibilidad” a las que tienen casi 100k seguidores, entonces a mi que tengo muchísimos menos, ¿no me afecta el nuevo algoritmo? Siempre ha habido gente tramposa pero esto ya es pasarse.

  6. Por fin alguien que ha escrito sobre el tema con coherencia, como si fuera una practica desconocida….. y como bien dices allá cada uno. Y por supuesto es labor de las empresas saber a quien contratan, no todo lo que reluce a veces es oro, jajaja.
    Bss

  7. Pues yo sí creo que está mal y que no se puede justificar. ¿Que hay presión? Claro, pero la tenemos todos y lo que nos diferencia a unos de otros es el hacer trampas o no hacerlas.

    Me parece un fraude a tus seguidores y a las marcas con las que aceptas hacer promos y creo que es una práctica que fagocita la confianza con ambos.

    Además, hace bailar los seguidores de los demás perfiles: un día de repente subes seis y bajas ocho y te preguntas qué has hecho mal. Y no has hecho nada mal, simplemente te han utilizado para tener más visibilidad. Muy feo.

    Por mucha presión que haya, creo que no se puede justificar. Es una forma mezquina de corromper algo tan bonito como crear una comunidad propia en Instagram.

    1. Totalmente de acuerdo contigo Natalia, no estoy a favor de comprar seguidores, lo veo un engaño 100% y se aprovenchan del saber hacer y el buen trabajo del otro, el que gana sus seguidores por sus publicaciones y consigue seguidores reales por su trabajo

  8. Yo he visto utilizar bots a algunos de mis clientes que sumaba mil fans a la semana y luego lo publicaba a bombo y platillo.
    Es humano, estoy de acuerdo contigo Eli.
    A mí personalmente no me apetece utilizar ese método. Prefiero seguidores reales porque lo que busco es notoriedad real y formar una comunidad.
    El tema de los influencers ya es más peliagudo. Es uno de mis objetivos para 2017 pero, sinceramente, no sé ni por dónde empezar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *